LA IMPORTANCIA DE CUIDAR NUESTROS RÍOS

Río Suquía en la ciudad de Córdoba (Foto Natalia Del Valle Fernández)
Río Suquía en la ciudad de Córdoba (Foto Natalia Del Valle Fernández)

Por Walter Charras, Técnico Guardaparque

El río Suquía lleva su nombre desde los tiempos de los pueblos originarios del Norte cordobés (Sanavirones), y fue tan importante para nuestros ancestros, como lo es hoy para todos los cordobeses. Este curso de agua nos atraviesa serpenteando el Centro norte de la provincia, y corre desde el Oeste al Este de la ciudad de Córdoba, para terminar desembocando en la gran laguna Mar Chiquita. Acompañado por sus hermanos el Xanaes (río Segundo), Ctalamochita (río Tercero),  Chocancharava (río Cuarto) y Popopis (río Quinto), conforman ese gran espejo de agua que es hoy el Parque Nacional Ansenuza. Todos juntos cobran una mayor importancia biológica al alimentar a esta laguna que es clave para el hábitat y reproducción de cientos de aves migratorias de todo el mundo. 

Laguna Mar Chiquita. (Foto de Marcos Lozada Echenique)

Usos históricos del río Suquía  

El río Suquía nace en las Sierras Chicas,  más precisamente en la desembocadura del dique San Roque y abastece de agua potable a una gran cantidad de pobladores de la ciudad de Córdoba. Esta es una de sus principales funciones. Gracias a él, el caudal de agua llega hasta una planta potabilizadora para llevar a cada casa agua lista para consumir, brindando el recurso más importante para la vida de la humanidad.

Desde tiempos ancestrales fue utilizado por nuestros pueblos originarios para la práctica de la pesca, el riego de cultivos, la molienda de semillas y granos para distintos alimentos y el propio consumo de agua. Más adelante, alimentó a distintos molinos harineros y luego a dos cursos de agua que servían para el riego del histórico cinturón verde de la ciudad, como el canal maestro sur y norte. También fue de utilidad para la industria, y fuente de energía eléctrica en las usinas, brindando luz a pueblos y ciudades de toda la provincia. 

La importancia social de este río se vincula también con el turismo, ya que aporta paisajes extraordinarios y brinda la posibilidad de realizar infinidad de propuestas como turismo de aventura, recreación, fotografía, avistaje de la fauna y flora. 

A lo largo de todo su recorrido, se lo puede ver serpenteando los pueblos, hasta entrar a la ciudad de Córdoba, donde también ofrece gran diversidad de espacios verdes como la costanera, la Isla de los patos, entre muchos otros. Aquí los puentes y monumentos históricos le aportan el valor de patrimonio cultural y natural, características que deberíamos tener en cuenta para su conservación.

Costanera Río Suquía Córdoba Capital ( foto Tui Guedes)

El río y su vínculo con la Reserva natural urbana  San Martín 

Y como si esto fuera poco, a lo largo de su recorrido y en la zona noroeste de la ciudad de Córdoba, el rio se encuentra con la Reserva Urbana Natural San Martín, única en el país por su equilibrio biológico que mantiene el estado natural de su monte desde sus orígenes. Cuenta con el último parche de monte del espinal, una de las ecorregiones desaparecidas del mapa, y le da una mano al monte que viene bajando de sierras chicas. Gracias a la unión de estos dos montes se mantienen en equilibrio los ecosistemas y proporcionan una biodiversidad muy rica. Las plantas y animales que habitan esta reserva dependen también del agua que proporciona nuestro río Suquía. 

Reserva Natural Urbana San Martín (Foto gentileza Secretaría de Gestión Ambiental y Sostenibilidad)

El corredor biológico más importante de la provincia 

El río suquía es además uno de los corredores biológicos más importantes de la provincia y la ciudad de córdoba, debido a que une un parche de bosque con otro, y forma una ruta donde transitan aves que pueden transportar semillas, favoreciendo la reforestación natural en lugares desmontados; o los patos que llevan huevos de peces, colaborando a mejorar las poblaciones de especies vulnerables de otros espejos de agua. 

Bigüá en el Río Suquía (Foto Walter Cejas)

El río se transforma ahora en la única alternativa para salvar la existencia de cualquier especie de nuestra fauna y flora. No podemos olvidar su valiosa capacidad para albergar la biodiversidad (diferentes vidas). Diferentes especies, muchas en peligro de extinción, comparten este ecosistema acuático. Tortugas de río, sapos, ranas, plantas acuáticas y toda la fauna depende del rio para reproducirse y alimentarse, entre ellos las innumerables aves como las garzas, cuervillos, bigua, patos y sin olvidar a los magníficos Martin pescador.

La conservación de nuestros ríos

Resulta urgente pensar en estrategias de conservación de los ríos, cuyas bases estén asentadas en la recuperación y conservación del monte nativo. Sin este ningún cauce de agua prosperará a lo largo del tiempo, porque el suelo que ellos forman es único en su función principal de absorber el agua de lluvia para llevarla hacia las primeras capas de la tierra y los cauces más pequeños como vertientes y arroyos; para luego alimentar a los grandes ríos. 

En conclusión, no puedo dejar de contarles que todos los esfuerzos para cuidar nuestros ríos dependerán de la conservación de nuestro monte nativo.

COMPARTIR

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS

Artículos relacionados

Una isla en la ciudad

Por Carolina Ricci y Camila Pilatti El 20 de marzo de 2020 Argentina entró en Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio para mitigar la propagación del