Una isla en la ciudad

Por Carolina Ricci y Camila Pilatti

El 20 de marzo de 2020 Argentina entró en Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio para mitigar la propagación del COVID 19 entre su población. Desde allí, comenzó un complejo proceso que llevó a que cambiáramos las formas de vincularnos, de estar juntos/as, de trabajar, de habitar nuestros hogares y entornos. Es en este contexto que los espacios públicos y sobre todo, los espacios verdes, empezaron a tener un rol aún más esencial para la población cordobesa.

La necesidad de verse con otros/as en entornos que permitan sentirnos seguros/as y cuidados/as, de conectar con la naturaleza y de recrearnos en espacios abiertos le ha dado a la Isla de los Patos un nuevo sentido. Decidimos llamar a esta nota “una isla en la ciudad” en relación a esto que narramos, pensar como la Isla de los Patos es en realidad un lugar de profunda significación para cordobeses y cordobesas. Habitar ese espacio, ese corte de la ciudad, sus ritmos, los mates al sol, sus atardeceres, en la Isla podemos conectarnos con otro/as y con la naturaleza. Su insularidad, en la ciudad pandémica, es la posibilidad de habitar de otra forma el espacio urbano. En su 30avo aniversario queremos volver a repensar el importante papel que este espacio, en su articulación con el resto del Río Suquía y la costanera, tiene para la ciudadanía cordobesa. 

Puente de acceso a la Isla de los Patos desde barrio Providencia

La Isla de los Patos es un amplio espacio verde de la Ciudad de Córdoba, construida en 1991 sobre el cauce del Río Suquía. Vecinos/as de diferentes barrios de la ciudad de Córdoba hacen uso de sus instalaciones diariamente. Al igual que la Costanera, la Isla cuenta con frondosos árboles que resguardan del sol a sus visitantes y acogen diferentes aves de nuestra ciudad. También cuenta con juegos para las infancias: sube y baja, tobogan, trepador y hamacas. 

Juegos infantiles en la Isla de los Patos año 2019

Es común ver grupos de niños/as explorando las construcciones de la Isla, jugando a la pelota, a las escondidas, recorriendo cada rincón de este espacio público. Grupos de diferentes edades concurren para pasar el día, para realizar caminatas, deportes o pasear sus mascotas. También se realizan celebraciones y ceremonias. La Comunidad Comechingona del Pueblo de La Toma realiza diversas celebraciones a las orillas del Río Suquía. Por destacar algunos hitos importantes, se han llevado a cabo diferentes celebraciones del Inti Raymi. Además, desde 2007, se ha desarrollado allí una feria ambulante de gastronomía peruana, la Feria de los Patos. En ese marco, se han comercializado diferentes platos típicos y productos peruanos y se han realizado distintas celebraciones en referencia a la cultura e historia de aquel país.

Celebración del Inti Raymi en la Isla de los Patos año 2019

Sumado a estos significativos eventos, la Isla de los Patos es disfrutada en la rutina y cotidianeidad de los/as ciudadanos/as cordobeses. Estudiantes de las escuelas de la zona, artistas, niños/as, la copan diariamente. Los fines de semanas es común ver a distintos grupos de personas compartir y habitar este espacio. Este es un aspecto central de la Isla, su dimensión pública. La posibilidad de que diferentes personas, de diferentes culturas puedan encontrarse, reconocerse, estar juntos/as en ese lugar y disfrutarlo es un aspecto elemental. En tiempos de fragmentación social y aislamiento, los lugares de encuentro en su dimensión pública son pura potencia social, cultural y política. 

La Isla dentro de la ciudad, ha sido un importante espacio de esparcimiento y reconocimiento, y hoy, con la pandemia se renueva su trascendencia comunitaria como espacio público. Como plantea el geógrafo Davida Harvey, los bienes y espacios públicos, apropiados y habitados por los/las vecinos/as cobran un nuevo valor que excede a su dimensión física-material. Los espacios apropiados por y para la ciudadanía emergen como bienes comunes. Así, el valor de la Isla no radica únicamente en su infraestructura, sino también en todas las relaciones que se tejen, y se han venido tejiendo por años, en reuniones, paseos, festejos y otros eventos que han tenido lugar en este espacio público.

COMPARTIR

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Una respuesta

  1. Muy bueno Cami y Caro!
    La Isla es un hermoso espacio público para el disfrute de todes les cordobeses, quienes debemos comprometernos a seguir cuidándola!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS

Artículos relacionados

Una isla en la ciudad

Por Carolina Ricci y Camila Pilatti El 20 de marzo de 2020 Argentina entró en Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio para mitigar la propagación del