Corran que llevan el cielo

Retrato de Rosario Soria ubicado en la pared exterior del Club Atlético Belgrano, realizado por la artista Cecilia de Medeiros, en el marco de la obra «Apariciones».

Por Victor Baissi, Integrante de Belgrano Cultura.

Hace 120 años, barrio Alberdi presentaba un aspecto muy distinto al actual: era una aldea constituida por algunos caseríos, ranchos de adobe y muchas quintas. Es más, ni siquiera tenía el nombre actual: se llamaba Pueblo La Toma y era uno de los últimos reductos de la comunidad comechingona. Además, era lugar de tránsito hacia Punilla: constituía la ruta comercial de los troperos que venían hacia Córdoba transportando sus mercancías. Recién en 1910 pasó a llamarse Pueblo Alberdi.

En el contexto de una ciudad de costumbres pueblerinas y conservadoras, y con la dinámica cotidiana marcada por las actividades relacionadas con el campo, cerca del Paseo Sobremonte un grupo de adolescentes pasaba las tardes jugando al juego que habían traído los ingleses junto al ferrocarril. Estamos hablando del “football”, el deporte que modificaría algunos hábitos de la comunidad cordobesa.

Los jóvenes footballers de La Toma tenían como punto de encuentro los fondos de la vivienda de la familia Lascano Soria, ubicada en calle Caseros al 685. Los anfitriones de esas memorables jornadas eran los hermanos Lascano (Balbino, José y Ricardo). A ellos se sumaban los nombres de Telmo Baigorria, Ernesto Barabraham, Nicolás Flores, Ramón Quiroga y Arturo Orgaz, entre otros.

Al padre de la familia dueña de casa no le interesaba el fútbol, pero ocurría todo lo contrario con su esposa, Rosario Soria. Ella fue quien alentó a los muchachos a practicar el nuevo deporte; los acompañó y los incentivó en el logro de ese sueño que era fundar un club.

No solo les abrió las puertas de su hogar: les conseguía (a escondidas) la pelota para que pudieran jugar y fue quien confeccionó las primeras casacas con las que la “B” salió a un campo de juego. A la hora de la elección del color representativo de la incipiente institución, la sugerencia de Rosario fue determinante para la historia: de ahí en más la camiseta sería siempre celeste. Ella los envolvió con el cielo. Se transformó así en artífice del Club Atlético Belgrano.

Socia fundadora, sin lugar (hasta ahora) en la historia oficial, Rosario Soria es una de las figuras más importantes en los orígenes de los celestes de Alberdi. Su espíritu pionero posibilitó la existencia de una de las entidades más grandes de la provincia. Como dice su nieta Nélida Lascano: “Si no hubiese hecho lo que hizo, Belgrano no existiría; no se debe haber imaginado jamás lo que íbamos a llegar a ser”. Su templanza transformó la vida de muchísimas personas. Imaginemos el rol que tuvo esta mujer a principios del siglo pasado en una sociedad como la cordobesa de ese entonces; una sociedad apegada a costumbres y tradiciones ancladas en el tiempo.

Ahí, en ese ámbito poco proclive a la participación de las mujeres en actividades que no sean las domésticas, Rosario hizo lo suyo para trascender. No sólo participó en la fundación, sino que siguió ligada a Belgrano hasta sus últimos días, en 1948.

Invisibilizada hasta hace unos años, actualmente su imagen (que está siendo recuperada) es un símbolo de lucha, perseverancia y amor. Como parte de un homenaje permanente, desde 2019, el Departamento de Socios de la institución lleva el nombre de “Sede Social Rosario Soria”.

Me gusta el color celeste

-el único que se ha comido el cielo-

infinito, sin un hasta ni un desde

vive sin brújula

sin nudos en los pies.

Buscando algún rincón, un hueco, alguna página

un segmento de algo para tatuar su sombra, elijo

hallo una tela –un lienzo simple- recorto

una sorpresa, así como un tatuaje.

Que salta desde allí para posarse luego

en el torso veloz de los jugadores

diciéndoles

“Corran que llevan el cielo”.

(Poema de Silvia Góngora, hincha pirata)

COMPARTIR

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS

Artículos relacionados

Una isla en la ciudad

Por Carolina Ricci y Camila Pilatti El 20 de marzo de 2020 Argentina entró en Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio para mitigar la propagación del