Cantarle al río, cantarle a la ciudad

“Suquía” es una de las nueve partes de la “Cantata Cordobesita”. Se estrenó antes de la pandemia, pero fue grabada por los elencos municipales desde el aislamiento.

Hay proyectos que fluyen, como las aguas del río; que nada los detiene; que encuentran cómo sortear cada obstáculo para seguir su cauce, su destino.

La Cantata Cordobesita es uno de ellos, estrenada antes de la pandemia que cambió al mundo, pero que no se frenó después.

Dentro de ese trabajo, muchos trabajos, y una canción llamada Suquía dedicada a nuestro serpenteante río… “un río condenado a una ciudad”, como dice su letra.

Fue grabado durante el aislamiento por los integrantes de los cuerpos estables de la Municipalidad de Córdoba, en más de 60 grabaciones individuales, luego compaginadas con maestría, para armar este rompecabezas/canción.

“Lo noto convencido de su andar”, describe al río en su letra esta obra de José López. “Fue compuesta para el programa Mi Ciudad Canta, y estrenada en 2019 por Ia Orquesta de Cuerdas Municipal y 1.500 niñas y niños de las escuelas municipales”, recuerda José sobre el origen del ambicioso proyecto creativo.

La Cantata Cordobesita nació para un concurso de composición impulsado por Santiago Ruiz, de la orquesta de cuerdas, pero tras el estreno prepandémico, llegó a las escuelas “para que la trabajen los maestros y maestras de música en las aulas”, agrega José.

El artista describe la cantata: “Tiene nueve canciones que abordan diferentes temas relacionados con la Ciudad de Córdoba. Algunas para que canten los niños, con canciones que hablan de diferentes personajes, y otras con temáticas y poesía un poco más adulta”, sobre los inmigrantes, la problemática ambiental o la zona “detrás de la Circunvalación”.

José López confiesa que el río Suquía es una fuente de inspiración en su vida: “Atravesó mi vida entera. Viví 25 años en Juniors, fui al colegio en Alberdi, viví un tiempo a media cuadra del Puente Avellaneda. Siempre viví cerca, y lo vi como un personaje de esta ciudad, con su personalidad calma casi siempre, pero a veces pegando un grito”.

También destaca “el brazo amigo que es La Cañada”, y todas las imágenes poéticas que genera el curso de agua que atraviesa la ciudad.

“Después del concierto de estreno, tuvimos una devolución muy bella de niños y niñas, maestros y maestras. Nos empezaron a llegar mensajes, y muchos se aprendían las canciones enteras. Nos encantó la idea de generar un repertorio para las familias cordobesas”, agrega López.

Con la pandemia del coronavirus, los planes se frenaron un poquito, porque estaba previsto seguir presentando la cantata completa (unos 50 minutos). “Santiago Ruiz pensó en estas grabaciones caseras realizadas por los instrumentistas, y fue una locura hermosa, con el trabajo técnico impecable de Manuel Ruiz”, dice.

El Coro Municipal dirigido por Esteban Conde y subdirigido por Tomás Arinci, la edición mezcla y máster de Manuel Ruiz, la fotografía y edición de video de Mateo Massanet, todos coordinados por Santiago Ruiz, le dieron el toque final a esta pieza, que es la primera de varias.

“Esperemos que la cantata entera sea grabada y la sigamos haciendo en vivo también”, dice López, que trabaja en un formato más cancionístico, además del coral y sinfónico, para seguir dando curso al proyecto… como el río Suquía. 

COMPARTIR

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS

Artículos relacionados

Una isla en la ciudad

Por Carolina Ricci y Camila Pilatti El 20 de marzo de 2020 Argentina entró en Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio para mitigar la propagación del